El Casco Antiguo abarca parte de lo que fue el segundo asiento de la capital hasta inicios del siglo XX. En 1997, fue incluido en la lista de sitios patrimoniales de la humanidad de la UNESCO.

 

La ciudad de Panamá, fundada en 1519 a orillas del océano Pacífico, fue vital para la conquista y comercio del imperio español. Tras su saqueo en 1671 por piratas, su centro se trasladó a unos 8 kilómetros al sudoeste de las ruinas del sitio fundacional.

 

El traslado se hizo oficial el 21 de enero de 1673, con unos 3 a 4 mil habitantes.   Sus principales edificaciones se emplazaron dentro de una gran muralla de protección. El Casco Antiguo abarca parte de lo que fue el segundo asiento de la capital hasta inicios del siglo XX.  En la planificación inicial de la nueva ciudad capital prevaleció de lo militar a lo civil. Sus principales edificaciones como iglesias, conventos, edificios de gobierno y casas de la elite se emplazaron dentro de una gran muralla de protección. Fuera de ella, estaban los hogares de la población con escasos privilegios y recursos. La naciente ciudad tuvo la mala suerte de surgir en paralelo con la creciente decadencia del imperio español. Varios incendios también la afectaron considerablemente.   

 

El Casco Antiguo

 

Vida nocturna en el Casco Antiguo. (Timelapse: Alexander Arosemena).

Postindependencia de España y su unión voluntaria a la Gran Colombia en 1821, el istmo de Panamá continuó padeciendo dificultades. Pero la segunda mitad del siglo XIX trajo bonanza, por la construcción del ferrocarril transístmico y los inicios del canal francés en Panamá. Para 1856 se demolió parte de la muralla terrestre de la ciudad capital para satisfacer la demanda urbana de la población, que ya alcanzaba los 10 mil habitantes. En 1861 se suprimieron las comunidades religiosas y se desamortizaron sus extensos bienes,  lo que insertó muchas propiedades al mercado privado.

 

 

Durante el siglo XIX la ciudad sufrió más incendios. Un terremoto también afectó muchas edificaciones en 1882. Sin embargo, para fines de este siglo, la capital prometía mucho. La luz eléctrica se estrenó en 1889 y el tranvía inició servicios en 1893. Postseparación del istmo de Panamá de Colombia en 1903 y el inicio de las obras del canal por Estados Unidos, la ciudad empezó un nuevo periodo de esplendor, con la construcción de su acueducto, alcantarillado, nuevos edificios y pavimentación de calles. Para 1914, su población llegaba a unos 60 mil habitantes. En la década de los años 20, empezaron a surgir varios núcleos suburbanos fuera de la vieja ciudad, que motivó la migración de muchos.  Para 1950, su deterioro y abandono era evidente. Sin embargo, para fines del siglo XX el área comienza a adquirir nuevamente vigencia. Hoy, el Casco Antiguo de la ciudad de Panamá se encuentra en rehabilitación, con el fin de preservar su importante patrimonio cultural e histórico. Camine sus calles y disfrute de la compañía de su gente, una variada agenda cultural, sus diversos comercios y su gran riqueza arquitectónica.

VOLVER • GO BACK

Ruinas del templo de Santo Domingo. (Foto: Alexander Arosemena).

La jurisdicción de la ciudad de Panamá según una real cédula de 1521 abarcaba a grandes rasgos, entre los ríos Chepo y Chame, colindando al Norte con el ejido de Nombre de Dios y al Sur hasta Las Perlas. Lo que se trasladó oficialmente en 1673 después del ataque pirata liderado por Henry Morgan fue efectivamente, el centro urbano sin cambiar los límites que los contenían. Aunque a las ruinas del sitio fundacional se les llama Panamá Viejo o Panamá La Vieja, que es perfectamente válido, no debe persistir la confusión de que Panamá haya sido "fundada" en 1673 cuando no fue así. La ciudad se fundó solamente una vez, en 1519, y es la más antigua del litoral Pacífico Americano.

+datos
Descargable