Casa de la Municipalidad

Residencia Arias-Feraud

Puerta de Tierra

Cuando en 1856 se demolió la muralla de tierra de la nueva ciudad de Panamá, casi todas las tierras resultantes fueron compradas por la compañía del Ferrocarril. Ramón Arias Feraud obtuvo uno de estos terrenos, y allí construyó su casa en 1881. Esta residencia estaba separada de la calle por un pequeño jardín y una cerca, cosa no vista antes en la ciudad de Panamá. Fue también hecha solo para servir como residencia. La planta baja era usada para estar, mientras que los dormitorios estaban en la planta alta. Hacia su parte trasera, el ala de servicio formaba una especie de pequeña plaza, con un amplio portón para recibir carruajes.

 

La casa fue remodelada completamente en 1926 por Leonardo Villanueva Meyer. El Estado la compró en 1979, y fue restaurada en 1981 por el Municipio de Panamá. Hoy se usa para realizar eventos.  

 

Más allá de su valor como residencia, el lote sobre el que está construida la mansión posee mayor significado histórico. Estos terrenos fueron ocupados desde la fundación de la ciudad hasta mediados del siglo XIX por la Puerta de Tierra, un sector del frente o muralla terrestre por donde se traspasaban las defensas límites de la ciudad amurallada hacia sus afueras.

 

Dicha puerta era un edificio rectangular con un techo de dos aguas. Su fachada de piedra labrada tenía cuatro medias columnas y un frontón abierto que terminaba en un pequeño campanario, que avisaba los cambios de guardia y la apertura o cierre de la puerta. Entre las columnas había espacio para uso de la fusilería. Protegían la Puerta dos cañones a cada lado de la muralla. Su acceso se hacía a través de un puente levadizo de madera, que más tarde fue de piedra. A las nueve de la noche terminaba el tránsito hacia las afueras después del toque de queda.

Foto: Alexander Arosemena

 

"Lo primero que se presenta a la vista, a la entrada en Panamá, son muladares hediondos en que se arrojan todas las inmundicias; y cuyas exhalaciones corrompidas son causa de la poca salubridad de los aires... Hasta en el centro mismo del casco de la ciudad se halla una muchedumbre de semejantes basureros. Toda ella es un monte de donde se han visto salir hasta tigrillos y frecuentemente culebras...  la vemos hecha un pestifero lugar de suciedades, como que en toda la ciudad no hay más que una letrina..."
- 1809, Salvador Bernabeu de Reguart,
funcionario de la Real Hacienda
"La traza de San Felipe es impensable sin sus murallas, cuya necesidad fue un aspecto determinante del traslado"
(Eduardo Tejeira 2001:87)
 

Puerta de Tierra. Óleo de William Leblanc (1851), propiedad de Ricardo J. Alfaro. Reposa en el Museo Biblioteca Archivo Ricardo J. Alfaro.

(Foto: Alexander Arosemena)

 

 

1/7
Reseña histórica
Galería de fotos:  
La Casa de la Municipalidad
VOLVER • GO BACK
Para visitarla
  • Lunes a viernes de 8:30 a.m. a 3:30 p.m.  

  • Cerrada cuando hay eventos.